ecografías generales

Datos de interés

La ecografía o ultrasonografía es un procedimiento de imagenología que emplea ondas de sonido de alta frecuencia dirigidas sobre su cuerpo como fuente de datos, para formar una imagen de los órganos o masas internas con fines de diagnóstico.

En Crocco Prono disponemos de la última tecnología y equipamientos para todo tipo de ecografías generales.

El paciente se acuesta sobre la camilla, donde se le aplica un gel acuoso sobre la piel.

Con un transductor, el médico recorrerá la zona a estudiar. En este examen se requiere la colaboración del paciente con la respiración y distintas maniobras que el médico le solicitará.

En algunos casos no hace falta ninguna preparación especial, pero en otros, se requerirá desde ayuno hasta la ingestión de abundante agua y su retención. En todos los casos deberá consultar previamente para que se le den las indicaciones correctas.

ecografías doppler

La ecografía Doppler es una prueba no invasiva que calcula el flujo de la sangre en los vasos sanguíneos haciendo rebotar ondas sonoras de alta frecuencia (ecografía) en los glóbulos rojos circulantes. La ecografía Doppler puede detectar:

  • Coágulos sanguíneos
  • Válvulas que funcionan mal en las venas de las piernas, que pueden hacer que se acumule sangre u otros líquidos en las piernas (insuficiencia venosa)
  • Defectos en las válvulas cardíacas y enfermedades cardíacas congénitas
  • Una arteria bloqueada (oclusión arterial)
  • Menor circulación sanguínea hacia las piernas (enfermedad arterial periférica)
  • Arterias ensanchadas (aneurismas)
  • Estrechamiento de una arteria

tratamientos que realizamos

La ecografía Doppler es una prueba no invasiva que calcula el flujo de la sangre en los vasos sanguíneos haciendo rebotar ondas sonoras de alta frecuencia (ecografía) en los glóbulos rojos circulantes. En la ecografía común, se utilizan ondas sonoras para crear imágenes, pero no se puede mostrar el flujo sanguíneo. La ecografía Doppler también puede ayudar a detectar lesiones en las arterias o a supervisar tratamientos en las venas y las arterias.

Es un tipo de ecografía que permite explorar diversas estructuras del aparato músculo-esquelético, como músculos, tendones, ligamentos, bursas, cartílagos y superficies de huesos fundamentalmente. En manos expertas y con equipos de alta gama pueden estudiarse también mediante Doppler color pequeñas venas y arterias que irrigan estas estructuras, los cambios que se producen en éstas durante un proceso de cicatrización o de consolidación ósea, después de una operación o tras un traumatismo, y también visualizar los nervios periféricos.Las imágenes se obtienen en tiempo real, con lo que podemos observar zonas de nuestro organismo en movimiento, como por ejemplo la contracción de un músculo, el deslizamiento de un tendón, comprobar si existe rotura en un ligamento, o qué sucede al mover de una forma determinada una articulación.

La Tiroides es una glándula situada en la parte frontal del cuello. Forma parte del sistema endocrino y su principal función es la producción de las hormonas tiroideas T3 y T4. La ecografía de la tiroides es un método de imágenes para mirar la tiroides, una glándula ubicada en el cuello que regula el metabolismo (todos los procesos que controlan el ritmo de actividad de las células y los tejidos). El ultrasonido de la tiroides utiliza ondas sonoras para producir imágenes de la glándula tiroides en el cuello. No utiliza radiación ionizante y se utiliza generalmente para evaluar bultos o nódulos detectados durante un examen físico rutinario u otros exámenes por imágenes. 

El ultrasonido renal, también denominado “ecografía renal”, es un examen seguro e indoloro en el cual se utilizan ondas sonoras para obtener imágenes de los riñones, los uréteres y la vejiga.  

Este estudio permite evaluar los riñones, vías urinarias y vejiga, pudiendo detectar cálculos renales, quistes, masas, hidronefrosis, entre otros. El paciente debe tener la vejiga semi-llena, para esto debe tomar tres vasos de agua una hora antes del examen. Asimismo, permite valorar la existencia de dilatación de la vía urinaria (hidronefrosis) y la presencia de masas renales, pudiendo diferenciar casi con total seguridad su naturaleza sólida o quística (tumores, abscesos, quistes simples, etc.).

El ultrasonido (o ecografía) de vejiga, es un examen seguro e indoloro en el cual se utilizan ondas sonoras para obtener imágenes de la vejiga antes y después de orinar. Las imágenes en blanco y negro muestran la estructura interna de la vejiga y la cantidad de orina que contiene. Es la Indicada para el estudio de patología de la vejiga urinaria: determinando la extensión, tipo y tamaño de las posibles lesiones (valoración de procesos inflamatorios, tumorales, litiasis.)  

El ultrasonido de cadera utiliza ondas de sonido para producir imágenes de los músculos, los tendones, los ligamentos, las articulaciones, y los tejidos blandos y óseos de su cadera. Se utiliza para ayudar a diagnosticar anormalidades, y se podría utilizar en niños para comprobar la presencia de displasia del desarrollo en la cadera. El ultrasonido es seguro, no es invasivo, y no utiliza radiación ionizante. Permite determinar la normalidad de los componentes de la cadera del recién nacido. Esta ecografía es ideal realizarla entre los dos y cinco primeros meses de vida post natal, aunque se la puede realizar también en épocas posteriores para control y seguimiento de alguna patología detectada anteriormente. El objetivo es determinar si la cadera del recién nacido sufre de alguna patología como displasia o luxación de caderas. En este caso, la ecografía es el método más idóneo para detectarla, puesto que la radiografía puede darnos un resultado erróneo, ya que la poca osificación de los huesos a temprana edad no permite detectar las estructuras afectadas. Otra ventaja para usar la ecografía es que no emite ningún tipo de radiación que pueda afectar a los genitales y es totalmente inocua.

El ultrasonido de la próstata utiliza ondas sonoras para producir imágenes de la glándula prostática de un hombre y para ayudar a diagnosticar síntomas tales como la dificultad para orinar o un resultado elevado en los análisis de sangre. También se la utiliza para investigar un nódulo que ha sido descubierto durante un examen rectal, para detectar anormalidades, y para determinar si la glándula está agrandada. El ultrasonido es seguro, no es invasivo, y no utiliza radiación ionizante. Este examen se realiza para conocer a detalle el estado de la glándula prostática, y saber si hay un crecimiento anormal de la próstata, o si existen nódulos sospechosos de un posible cáncer. Sirve además para valorar las vesículas seminales, conductos eyaculadores y conductos deferentes que puedan estar en relación con infertilidad masculina.

La ecografía (sonograma) testicular es una prueba que utiliza ondas sonoras reflejadas para producir una imagen de los testículos y el escroto. Esta prueba puede mostrar el tubo largo y fuertemente enrollado que está detrás de cada testículo y que recolecta los espermatozoides (epidídimo). Esta prueba puede mostrar el tubo largo y fuertemente enrollado que está detrás de cada testículo y que recolecta los espermatozoides (epidídimo). También puede mostrar el tubo (conducto deferente) que conecta los testículos con la próstata. La ecografía no usa radiografías ni otro tipo de radiación. La ecografía testicular es un estudio ecosonográfico que sirve para analizar y estudiar los testículos, los epidídimos y en general el contenido intraescrotal. Se realiza a fin de determinar las causas del dolor o agrandamiento de alguno de los testículos. Además para valorar la vascularización de los mismos en casos de procesos inflamatorios, en casos de torción, cuando existan várices o atrofia de los mismos. Eventualmente y ante la presencia de tumores también podemos valorar la vascularización y detectar en cierta forma el tipo de tumoración intratesticular.

Una ecografía abdominal es un examen imagenológico. Se utiliza para ver los órganos internos en el abdomen, como el hígado, la vesícula biliar, el bazo, el páncreas y los riñones. Los vasos sanguíneos que van a algunos de estos órganos, como la vena cava inferior y la aorta, también se pueden examinar con ultrasonido. El ultrasonido del abdomen utiliza ondas sonoras para producir fotografías de las estructuras dentro del abdomen superior. Se utiliza para ayudar a diagnosticar el dolor o la distensión (dilatación) y para evaluar los riñones, el hígado, la vesícula biliar, los conductos biliares, el páncreas, el bazo y la aorta abdominal. El ultrasonido es seguro, no es invasivo y no utiliza radiación ionizante. Las principales enfermedades que se pueden detectar con esta prueba: Litiasis biliar o renal ; infección de la vesícula biliar (colecistitis) ; Cáncer de riñón, cáncer de páncreas y cáncer de hígado ; Infecciones renales ; Pancreatitis ; Apendicitis , Aneurismas.

Las imágenes de ultrasonido usan ondas sonoras para producir imágenes de los músculos, los tendones, los ligamentos y las articulaciones de todo el cuerpo. Se utiliza para ayudar a diagnosticar torceduras, esguinces, roturas y otras afecciones de los tejidos blandos. Es un ultrasonido de piel, tejido celular subcutáneo y planos musculo-aponeuróticos; tiene indicaciones diversas siendo la más frecuente el estudio de masas sólidas o quísticas localizadas en los planos anatómicos. Las lesiones de partes blandas son aquellas que se producen en la piel, el tejido celular subcutáneo, las aponeurosis, los músculos, los tendones y los ligamentos. Muchas se producen en el ámbito deportivo de manera aguda por un impacto o crónica tras microtraumas por sobreuso. Las lesiones de partes blandas traumáticas pueden ser cerradas habitualmente denominadas como contusiones o abiertas que incluyen desde excoriaciones a heridas más o menos penetrantes. Las lesiones más habituales son: lesiones musculares, lesiones tendinosas o tendinopatías, lesiones ligamentosas o esguinces.  

El aneurisma de la aorta abdominal (AAA) ocurre cuando la aterosclerosis o acumulación de placa hace que las paredes de la aorta abdominal se vuelvan débiles y protruyan hacia afuera como un balón. Un AAA se desarrolla lentamente a lo largo del tiempo y presenta muy pocos síntomas notorios. Cuanto más grande crece un aneurisma, más probable es que explote o se rompa, causando dolor abdominal o de espalda intenso, mareos, náuseas o falta de aliento. Su doctor puede confirmar la presencia de un AAA con un ultrasonido abdominal, una TC abdominal o pélvica, o una angiografía. El tratamiento depende de la ubicación y tamaño del aneurisma, como así también de su edad, su función renal y otras condiciones. Los aneurismas de menos de 5 cm. de diámetro generalmente se monitorean con ultrasonido o con exploraciones por TC cada seis a 12 meses. Los aneurismas más grandes o aquellos que están creciendo rápidamente o que tienen pérdidas podrían requerir de una cirugía abierta o una cirugía endovascular.

Muchos de los aneurismas de aorta abdominal se descubren incidentalmente durante exámenes de ultrasonido, rayos X o exploraciones por TAC. El paciente generalmente está siendo examinado por otros motivos. En otros pacientes que experimentan los síntomas y buscan atención médica, el médico podría sentir una aorta pulsante o escuchar ruidos anormales en el abdomen con el estetoscopio. Ultrasonido abdominal (UA): el ultrasonido es una manera muy precisa de medir el tamaño de un aneurisma. El médico también puede utilizar una técnica especial llamada ultrasonido Doppler para examinar el flujo sanguíneo a través de la aorta. En ocasiones, la visualización completa de la aorta no es posible debido a la superposición del intestino que bloquea la vista del ultrasonido, o en pacientes de gran tamaño.

Abrir chat